Reflexología

    

Pocas cosas son más placenteras que un buen masaje en los pies. No hace falta haber pasado por un consultorio de reflexología para constatar la influencia benéfica y relajante de sentir el contacto de las manos acariciando nuestros fatigados talones, dedos y las plantas sobre las cuales, la mayor parte del día, apoyamos el peso de nuestro cuerpo.

Para la reflexología (práctica milenaria conocida por diversas culturas del mundo) en nuestros pies se "reflejan", a través de conexiones nerviosas y energéticas, todos los órganos de nuestro cuerpo, y como esta terapia se enmarca dentro de una filosofía holística de la medicina, debemos tener muy en cuenta que dentro de nuestros zapatos también se esconden nuestras emociones.

A través de los masajes, movimientos y presión aplicada sobre cada zona de la planta o el dorso de los pies, la reflexología busca recuperar la capacidad del organismo para regular su propio equilibrio, favoreciendo la circulación sanguínea y desbloqueando energía estancada. Vale aclarar que esta técnica puede aplicarse a las manos y al rostro, ya que también allí se encuentran zonas reflejas.

La Reflexología, además de aliviar el estrés, activar la circulación sanguínea y energética, y aflojar contracturas, también mejora la calidad del sueño y favorece mecanismos de depuración y eliminación de toxinas. Asimismo, activa el sistema inmune, y como si esto fuera poco, más allá de estas múltiples ventajas, la reflexología mostró buenos resultados en enfermedades como alergias de la piel, artritis, bruxismo, dolores de cabeza, dolores articulares y cálculos renales.

 

El control de cuerpo a través del rostro:
Nuestro rostro comprende más de 500 puntos interconectados con todo el cuerpo, y la reflexología facial permite tratar estos puntos, actuando sobre la totalidad del sistema nervioso.
Esta es una técnica moderna que tiene sus raíces en la medicina oriental y principalmente, trata de solucionar la causa de una enfermedad. Esto quiere decir que, en lugar de tratar los síntomas, se tratan los desequilibrios orgánicos, físicos y emocionales, que normalmente son los causantes de diversos malestares. 

 

La duración de una sesión es de aproximadamente 1 hora.

Para pedir turno, hacerlo a través de la página o al (0223) 155217981